Portabebes Abrazarte

A un beso de distancia

El amargo sabor del sutil maltrato


Dedicado a todas las mamás solas… que no están tan solas. Busquen su tribu… este es uno de esos lugares donde sentirse acompañadas para no sentir tanta soledad… Abrazos miles

Acá publico un excelente articulo de Violeta, en su blog Criar en Contravia original en el link

 

A mis hermanas que ponen luz donde antes había sombra!

Maltratos hay muchos, de diversos tipos y diversas intensidades, hay unos reconocidos e incluso rechazados y otros que están normalizados y legitimados. Pero más allá de lo que consideremos aceptable o no, maltrato es violencia, sin justificaciones ni atenuantes…

No pretendo aquí, poner en la balanza para determinar cual es peor o cual menos peor, ni hablar a favor de uno en detrimento de otros… tan solo me interesa compartir la reflexión a la que he podido llegar gracias al acto de dialogar, de contar y contarnos el mundo, de hablar para entendernos (no solo lo un*s a l*s otr*s sino sobre todo cada un* consigo mism*) me interesa volcar en lo público lo que entendí en lo privado…

Hace unos días una de mis hermanas (de tribu) mientras hablábamos sobre la importancia de la tribu ella comentó: “yo no tenía a nadie con quien charlar, un día llegue a llamar a la línea de mujeres maltratadas, y me preguntan, “pero señora, usted recibe maltrato” y yo, “no, pero tengo un niño pequeño y no tengo a nadie con quien hablar, y estoy muy deprimida”….

Y yo entendí! Claro que es maltrato, estar sola con un bebé en brazos, con su hambre devoradora, su deseo sin tregua, su necesidad inminente, sola, sin ningún sostén, sin brazos donde refugiarnos, sin hombros donde respaldarnos, sin ojos, ni oídos donde volcar nuestras incertidumbres y certezas, nuestras angustias y enormes alegrías… eso es maltrato, el maltrato de la soledad, del estar a la deriva y sin tierra donde guarecernos, maltrato al no tener pares, compañer*s de crianza, cómplices donde reconocernos y encontrarnos. Esta bien no son golpes, ni gritos, pero es ausencia, es abandono e indiferencia y no por parte del hombre o la familia que nos acompaña o mejor que no nos acompaña sino de todo un sistema que ha roto nuestras redes, nuestros espacios de contención, de refugio y encuentro, ese tejido donde nos hacemos madres en compañía de otras, donde nos apropiamos de la maternidad bajo el amparo de otras y donde las historias y vivencias de quienes nos han precedido y nos acompañan son un espejo donde mirarnos y encontrarnos.

Claro que es maltrato, que las necesidades sean obviadas, no contempladas o tenidas en cuentas no porque no se pueda, no porque no haya cómo, o porque atente contra el bienestar y/o integridad de nadie, sino para garantizar la supervivencia de un sistema que nos mutila y enajena, para seguir perpetuando la sociedad del miedo, la carencia y el desamparo, eso es maltrato, maltrato social si quieren llamarlo, maltrato que tod*s ejercemos sobre tod*s…. Necesitar y no encontrar “porque si” es maltrato! Un tipo de maltrato que además posiblemente terminará volcándose sobre la criatura y por ende reproduciéndose y recreándose así mismo, seres con carencias y heridas por falta de sostén y amparo, de cuerpo y presencia materna, porque mamá no está, no puede darse toda, no puede entregarse entera, tiene que sostenerse así misma, luchar para no hacerse trocitos en su propia herida, batallar sola con sus propias sombras, acunar su niña interna mientras acuna el que ahora tiene en su regazo.

Somos un mundo hecho a espaldas de la maternidad (y por ende de la humanidad), que no la contempla en toda su dimensión y su importancia, devenimos madres y parece que rompemos todo vínculo de sostén, nos quedamos solas, y se nos exige que rápidamente nos pongamos en marcha. El mundo no se adapta a las necesidades de una madre con su criatura en brazos, los amigos ya no están, porque el ritmo, el pulso de la maternidad no se contempla en esta sociedad del afán, el resultado, la producción y el consumo. Devenimos madres y de golpe quedamos aisladas de la vida y el mundo sigue girando sin tregua ni compañía y no queda otra que saltar del mundo y asumirte sola o subirte como puedas y asumirte reproductora del abandono. El mundo sigue girando y nosotras nos hemos quedamos sin mundo, y no hablo de esa necesidad de tiempo, silencio, paciencia que es natural del puerperio, no solo natural sino indispensable, sino justamente de la falta de compañía para atravesarlo, porque se supone que tienes que seguir andando porque no hay nadie en quien respaldarse, tienes que atender a las visitas y presentarle a la criatura y hacer la compra y bañar al bebe y bañarte tu y vértelas con la lactancia y con las sombras y los miedos, las preguntas y las angustias y con todo lo nuevo en el más absoluto abandono, porque la sociedad (humanidad), insisto se ha construido de espaldas a la maternidad (humanidad), así que quien viene no viene a traerte la tribu sino a obligarte a ponerte a andar al ritmo del mundo, no vaya a ser que se estropee la cadena de consumo…

Cuando hacia teatro entendí que solo los “oprimidos” pueden cambiar la escena, el “opresor” intentará por todos sus medios mantenerla intacta, ya que en ello radica la garantía de su subsistencia; solo aquel que sufre opresión tiene en su poder la clave de la transformación. Así qué está en nuestras manos, mujeres (human*s) maltratadas, cambiar el mundo donde criamos (vivimos), y tejer la tribu. Y que se sepa alto y claro, más allá de ciertas decisiones sobre la crianza ninguna madre, ningún padre deben criar en soledad, la tribu los sostiene!

2 comentarios el “El amargo sabor del sutil maltrato

  1. Ximena
    27 enero 2012

    Es cierto todo lo que dice el articulo, cuando nació mi hija y por un largo tiempo estuve muy sola, sin apoyo; soy madre soltera y mis amigas no tienen hijos, así que es muy difícil que entiendan el cambio. Ahora en mi nuevo trabajo hay un gran grupo de madres y es genial por que compartimos nuestras alegrías, angustias y preocupaciones, discutimos sobre alimentación, lactancia, crianza y hasta las pataletas que nos hacen nuestros chikis. Es muy importante hablar y compartir con mas madres…… así es mas “fácil” o por lo menos sabes que no eres la única en el mundo.

    Me gusta

    • Hola Ximena,
      Que bien leerte por estos espacios. Muchas gracias por compartir tu sentir, gracias por darnos tu visión, que seguro es la de muchas madres en circunstancias parecidas y no tan parecidas. Para todas es tan importante tener un apoyo, o varios apoyos, y lo mejor es poder compartir con otras madres, por que hasta la pareja se cansa de que nosotros hablemos solo de pañales, tetas, miradas, y aprendizajes del día a día, que es de lo que hablamos sin cansarnos. Imprescindible que toda madre tenga un soporte emocional, y si no lo tiene, que lo busque.
      Abrazarte
      A un beso de distancia

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 18 julio 2011 por en Apoyo a la madre para la crianza del bebé, Madres Solteras, Padre.

Suscribete a nuestros boletines quincenales

Pincha aqui

Dudas en la Crianza? Busca en nuestra casilla de busqueda, sobre el tema que te inquieta con respecto a embarazo, parto y crianza respetuosa, si no lo tenemos, escribenos a portabebes.abrazarte@gmail.com o dejanos un comentario en cualquiera de nuestras entradas. Que disfrutes tu visita por nuestra web !!!

Puntos de Venta

COLOMBIA

Contacta directamente en Bogota con Mariana Puerta (Chapinero) al teléfono 3138841607

Ella te atiende con cita previa, te guía en el uso de tu portabebés y allí mismo puedes comprarlo.

Visita nuestra tienda online www.abrazarte.co y compra allí directamente.

Gracias

Puedes cancelar desde tu hogar por

Logotipo de Pago estándar
A %d blogueros les gusta esto: