Portabebes Abrazarte

A un beso de distancia

Como ser un buen Homeschooler ?


Original aqui

 

1. Entrega tu amor generosamente y tus críticas escasamente. Sé el compañero de tus hijos. Apóyalos y respétalos. Nunca desmerezcas sus intereses, no importa cuan superficiales, poco importantes o incluso errados te puedan parecer. Sé un guía, no un dictador. Ilumínales el camino o dales una mano, pero no los arrastres ni los empujes. Algunas veces te sentirás desesperado, cuando tu visión de lo que tus hijos deberían ser choque estrepitosamente con la realidad de que ellos son ellos mismos. Pero esa misma realidad también puede darte gran alegría si aprendes a no inistir en tus propias espectativas y nociones preconcebidas.

 

2.Los niños educados en casa que crecen en un ambiente rico y estimulante, rodeados de familia y amigos que generalmente son interesantes y están interesados, aprenderán toda clase de cosas y con mucha frecuencia te sorprenderán con lo que saben. Si reciben apoyo para seguir sus propias pasiones, ellos construirán fortalezas sobre las fortalezas y tendrán éxito a su manera, ya sea académica, artística, atlética, interpersonal o en cualquier dirección que cada niño en particular desee seguir. Una cosa lleva a la otra. Una pasión por jugar con tierra a los seis años puede convertirse en una pasión por proteger el medio ambiente a los 16 y en una carrera de guardia forestal al llegar a la adultez. Simplemente nunca sabes adónde los llevarán estos intereses de su niñez. Se cuidadoso de no aplastarlos, en lugar de eso aliméntalos.

 

3.Muéstrale el mundo a tu niño y tu niño al mundo. Disfruten lo que los une como familia. Vean televisión y películas y escuchen música y radio. Ríanse juntos, lloren juntos, sorpréndanse juntos. Analicen y critiquen y piensen juntos sobre las cosas que pasan. Identifica lo que tu hijo ama y ofrécele más y más, nunca menos. ¿De qué se tratan los programas de TV que atraen a tu niño especialmente? Construye sobre eso. No te dejes influir por los “estudios” realizados a los niños en la escuela.

 

4.Rodea a tus hijos con libros de todo tipo y aprenderán a leer. Lee para ellos, lee frente a ellos, ayúdalos, no los presiones. Los niños a quienes se les permite aprender a su propio ritmo aprenden a leer en edades ampliamente divergentes. NO existe un momento correcto para todos los niños. Algunos aprenden a leer a los 3 años y otros a los 12. Eso no importa. Los niños que aún no leen también están aprendiendo. Apoya su aprendizaje con sus propios métodos. Presionar a los niños a tratar de leer antes de que esten listos es probablemente una de las causas principales, si no la mayor, de la posterior antipatía hacia la lectura y las incapacidades lectoras.

 

5. No importa el momento en que se aprende algo. Es perfectamente correcto para una persona aprender sobre dinosaurios cuando tiene 40 años, no tienen que aprenderlo a los 9. Es perfectamente correcto aprender a hacer divisiones largas a los 16 años, tampoco es necesario aprenderlo a los 9. No se nos dificulta aprender más cosas al hacernos mayores, por el contrario, es más fácil.

 

6. No te preocupes por qué tan rápido o lento están aprendiendo. No los evalúes para ver si van “al día”. Si los nutres en un ambiente tolerante, tus hijos crecerán y aprenderán a su propia velocidad, y tu puedes confiar en ese proceso. Ellos son como semillas plantadas en buena tierra, regadas y abonadas. Tu no te la pasas escarbando la tierra para ver si ya salieron las raíces: eso interrumpe el proceso natural. Confía en tus hijos de la misma manera que confías en que las semillas germinarán y las plántulas se convertirán en plantas fuertes y saludables.

 

7. Piensa en lo que es REALMENTE importante y mantenlo siempre en primera fila al interactuar con tus hijos. ¿Cuáles valores esperas poder transmitirles? No puedes transmitir algo si tú mismo no das ejemplo. Trátalos de la misma manera que tratas a los demás. ¿Quieres respeto? Sé respetuoso. ¿Esperas responsabilidad de tus hijos? Sé responsable. Piensa en cómo te ven ellos, desde su perspectiva. ¿Les das órdenes? ¿Es eso respetuoso? ¿Les dices “voy en un minuto” y te quedas 20 minutos más hablando con un amigo mientras tu hijo espera? ¿Es eso responsable? Enfócate más en tu propio comportamiento que en el de ellos. Da mayores resultados.

 

8. Deja que tus hijos aprendan. No los protejas o los controles tanto que no obtengan la experiencia necesaria. Pero no utilices la excusa de las “consecuencias naturales” para enseñarles una lección. En lugar de eso da ejemplo de amabilidad y consideración. Si ves un juguete tirado en la vía no lo dejes ahí para pasarle por encima con el carro, recógelo y colócalo a un lado porque es la manera amable y considerada de proceder y porque la amabilidad y la consideración son valores que quieres transmitir a tus hijos. Las consecuencias naturales pasarán, son inevitables. Pero ya no son “naturales” si hubieras podido prevenirlas pero elegiste no hacerlo.

 

9. No siempre podemos arreglar todo por nuestros hijos, ni rescatarlos de todo daño. Puede ser un delicado acto de equilibrio: ¿cuándo debemos intervenir? ¿Cuándo debemos mantenernos al margen? La empatía va mucho más allá y a menudo puede ser todo lo que tus hijos quieran o necesiten. Debes estar disponible para ofrecer más, pero deja a tu hijo ser tu guía. Tal vez tu hijo desea ideas, apoyo, guía o intervención. Tal vez no. Algunas veces lo mejor que puedes ofrecer es distracción.

 

10. Sé sensible al nivel de los intereses de tus hijos. No presiones actividades que tus hijos no estén interesados en realizar. No permitas que TUS intereses dirijan las oportunidades de tus niños. Si tu hijo quiere una mascota, sé realista y no exijas a tu hijo la promesa de que él solo va a encargase de su cuidado. Ten dentro de tus planes encargarte tú cuando el interés decrezca. Hazlo con alegría. Demuestra el gusto de cuidar a los animales. Demuestra la amabilidad y servicio. Ayuda al niño a organizar sus juguetes de manera que le sea fácil encargarse de ellos. Ten dentro de tus planes encargarte de ellos muchas veces, pero invita a tu hijo a ayudarte en formas que sean atractivas. Si tú actúas como si odiaras organizar y limpiar, ¿por qué debería tu hijo querer hacerlo? Siempre debes disfrutar abiertamente los resultados de cuidar lo que tienes. Toma nota del espacio adicional para poder jugar, la facilidad para encontrar las cosas que queremos, lo agradable que es acercarse a un alacena y encontrar platos limpios. Disfruten las tareas domésticas juntos y no las conviertan en una batalla.

 

11.No les pases tus propios miedos y odios sobre aprender algo. Si odias o temes las matemáticas, guárdatelo. Actúa como si fueran la cosa más divertida del mundo. Arrúnchense y hagan matemáticas de la misma manera que se arrunchan y leen juntos. Jueguen juegos, diviértanse. Si no puedes mantener tu propia negatividad a raya, al menos trata de no causar daño alejándote.

 

12. No trates de obligarlos a pensar. Ellos pensarán, no tienes que obligarlos. No uses cada oportunidad para obligarlos a aprender algo. Ellos aprenderán algo en cada oportunidad, no tienes que obligarlos. No respondas preguntas diciendo “calcúlalo” o haciendo otra pregunta. Si sabes la respuesta, responde. Si no la sabes, entonces ayúdales a encontrarla. Especular sobre una respuesta a menudo genera una buena conversación. Si tu hijo deja de verte como una ayuda cuando tiene preguntas, dejará de acudir a tí con sus preguntas. ¿Es eso lo que realmente quieres?

 

13. Cuando ofrezcas opciones a tus hijos, asegúrate que sean opciones reales. Ofrece opciones tan a menudo como puedas. Trata de limitar los “tienes que..” tanto como puedas. Pregunta con frecuencia ” ¿Es esta situación verdaderamente obligatoria, o podemos encontrar algunas opciones?”

Pam Sorooshian, unschooler.

Traducción de Ana Paulina Maya. Publicado por primera vez el 18 de noviembre de 2010, en el blog “La mamá gallina y sus cuatro pollitos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 7 marzo 2013 por en Uncategorized.

Suscribete a nuestros boletines quincenales

Pincha aqui

Dudas en la Crianza? Busca en nuestra casilla de busqueda, sobre el tema que te inquieta con respecto a embarazo, parto y crianza respetuosa, si no lo tenemos, escribenos a portabebes.abrazarte@gmail.com o dejanos un comentario en cualquiera de nuestras entradas. Que disfrutes tu visita por nuestra web !!!

Puntos de Venta

COLOMBIA

Contacta directamente en Bogota con Mariana Puerta (Chapinero) al teléfono 3138841607

Ella te atiende con cita previa, te guía en el uso de tu portabebés y allí mismo puedes comprarlo.

Visita nuestra tienda online www.abrazarte.co y compra allí directamente.

Gracias

Puedes cancelar desde tu hogar por

Logotipo de Pago estándar
A %d blogueros les gusta esto: