Portabebes Abrazarte

A un beso de distancia

Podemos parir !!!


Esta semana compartimos con uds. Esta importante entrada de Elena Mayorga en su revista Mente Libre, aquí puedes leer la entrada original, en donde nos empodera como mujeres a luchar que nuestros partos sean nuestros, sentirnos capaces e informadas para parir y que no nos roben ese momento tan especial en el inicio de nuestra maternidad, la primera luz de neutros hijos, y que podamos informadas y empoderadas exigir que nos devuelvan nuestros partos y respeten nuestros cuerpos. Esperamos sus comentarios, percepciones y experiencias. Abrazarte.

_______________________

Cuando Adriana era pequeña, semanalmente, nos reuníamos con un grupo de Mamás y Papás para jugar con nuestras hijas (por casualidad, todas eran niñas). Además de cantar, bailar y jugar, en cada reunión, nos reservábamos algunos minutos para hablar entre nosotras.

Recuerdo que un día pregunté a las demás Mamás cómo habían sido sus partos. El resultado de aquella conversación fue escalofriante. De cinco mujeres, tres habíamos sufrido cesáreas, una había parido en litotomía (tumbada) y como la bebé no salía, le habían practicado la maniobra Kristeller y la última, había sufrido una enorme hemorragia al alumbrar la placenta y tuvo que ser intervenida de urgencia. Evolutivamente aquellos porcentajes eran absurdos, de cinco mujeres sanas, bien alimentadas, sin enfermedades previas, ninguna había podido parir de forma natural, saludable, sin peligro, sin intervenciones médicas. Absurdo, completamente absurdo. De ser así, el homo sapiens sapiens tendría que haberse extinguido hacía milenios. Con esas cifras, no habríamos podido sobrevivir hasta el siglo XXI, máxime, teniendo en cuenta que nuestros antepasados, además de alimentarse peor y de vivir en condiciones menos higiénicas, se asentaban en cuevas o chozas rodeados por un entorno hostil y, tecnológicamente, con herramientas y armas muy rudimentarias.

Este ejemplo personal puede daros muestra de hasta qué punto procesos mamíferos naturales como los del parto y el nacimiento han sido degradados y trastocados hasta llegar a convertirse en una auténtica pesadilla para muchas mujeres.

A diario, en el mundo, miles de mujeres son violentadas, sus partos robados, sus bebés sufren nacimientos duros, broncos, para los que no están preparados.

A diario, en la tele, en internet, en novelas, revistas y películas, leemos que no podemos parir, que el parto es terrible, que da miedo, que duele, que es horrible, un infierno, que necesitamos analgesia “¡bendita epidural!”, que los médicos nos ayudan porque nuestras pelvis son estrechas, porque no dilatamos, porque no sabemos y no podemos parir.

¿Sabéis? Toda esto no es más que otra rama más de la violencia contra las mujeres, las mujeres somos violentadas en nuestros partos, sufrimos violencia obstétrica a diario, violencia basada en propaganda machista, patriarcal, misógina que degrada, denigra y le roba a las mujeres un momento para el que fisiológicamente todas estamos preparadas. Todas podemos parir, Todas.

Si bien es cierto que en ocasiones la tecnología ayuda y saca adelante partos complicados, esto no es tan habitual como nos hacen creer. De ser así, ya no estaríamos poblando nuestro planeta.

Desde que éramos pequeñas nos han engañado, nos han contado que los partos duelen, que son horrorosos, que es un momento de extremo peligro, nos deseaban una horita corta, nos mostraban muertes de parturientas en las películas, en las serie, en las novelas, de las más antiguas a las más modernas, siempre existe el personaje de la embarazada a punto de morir o que muere en el parto. Todo esto no son más que una sarta de patrañas para robarnos nuestros partos. Nos han engañado, cuesta hacerse a la idea, pero así es.

Recordemos, por supuesto antiguamente la mortalidad infantil y en los partos era alta, pero esto no tenía nada que ver con la capacidad de la mujer para parir, sino con la desnutrición, la higiene, el desgaste físico, psicológico, emocional, el hambre y en algunos casos, falta de la tecnología adecuada (en los menos).

La realidad es que las mujeres estamos dotadas fisiológica y emocionalmente para parir, pero nos han robado nuestra autoestima, nuestro valor, nuestro poder. En realidad, los partos no son horribles, los partos no deben infundirnos temor, los partos no tienen por qué doler, incluso, pueden llegar a ser orgásmicos. En realidad los partos y los nacimientos pueden ser placenteros, muy placenteros. En realidad, los partos no son cómo nos querían hacer creer que son. Nosotras podemos parir perfectamente, gracias a nosotras nuestra especie lleva hollando este planeta casi dos millones de años.

Llegado a este punto, las mujeres tenemos que retomar las riendas de nuestras vidas, de nuestros partos. Nos están robando, nos están violentando, no podemos seguir admitiendo este trato. No nos pelemos entre nosotras porque sufrimos una cesárea, porque es mejor el parto así o asá. Así lo único que logramos además de herirnos entre nosotras y de someternos a juicios y prejuicios es dividirnos y desviar la atención del verdadero problema: las mujeres, una vez más, estamos siendo sometidas a violencia. Unámonos, exijamos un cambio de paradigma en la atención a partos y nacimientos, exijamos que nos digan la verdad, que no nos manipulen por ego, por interés, por machismo, exijamos dirigir nuestros partos y ser atendidas por profesionales empáticos, respetuosos, bien formados e informados.

Unámonos y eduquemos a nuestras hijas para que amen su cuerpo, lo respeten, lo cuiden y sepan que ellas pueden parir, que no deben temer sus partos. Eduquémoslas para que busquen profesionales empáticos, para que sean conscientes de que las cesáreas sólo deben ser utilizadas en momentos necesarios, no como recurso cómodo para los facultativos. Eduquémoslas para que tengan confianza en ellas mismas y en sus cuerpos, pueden dilatar, sus pelvis son perfectas, están preparadas para acompañar a sus bebés en sus nacimientos y no deben ser cortadas, ninguneadas, violentadas con órdenes, gritos, etc.

Unámonos y eduquemos a nuestros hijos para que acompañen a sus compañeras en el tránsito del parto, que las protejan, las sostengan, se amolden a sus necesidades en esos momentos.

Unámonos y recuperemos nuestro poder, nosotras podemos parir.

Texto: Elena Mayorga
Revista Mente Libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 8 enero 2014 por en Portabebes.

Suscribete a nuestros boletines quincenales

Pincha aqui

Dudas en la Crianza? Busca en nuestra casilla de busqueda, sobre el tema que te inquieta con respecto a embarazo, parto y crianza respetuosa, si no lo tenemos, escribenos a portabebes.abrazarte@gmail.com o dejanos un comentario en cualquiera de nuestras entradas. Que disfrutes tu visita por nuestra web !!!

Puntos de Venta

COLOMBIA

Contacta directamente en Bogota con Mariana Puerta (Chapinero) al teléfono 3138841607

Ella te atiende con cita previa, te guía en el uso de tu portabebés y allí mismo puedes comprarlo.

Visita nuestra tienda online www.abrazarte.co y compra allí directamente.

Gracias

Puedes cancelar desde tu hogar por

Logotipo de Pago estándar
A %d blogueros les gusta esto: